10 años de Medicina Personalizada

La Medicina Personalizada ha pasado de ser una utopía a una realidad. Así lo afirma Jaime del Barrio, quien lleva 10 años al frente del Instituto Roche, y que señala que “la posibilidad de ofrecer diagnósticos y tratamientos personalizados ha dejado de ser un sueño”. Durante esta década el Instituto se ha convertido en referente nacional e internacional en la divulgación y formación en el ámbito de la Medicina Personalizada, y “la promesa de aproximarnos al tratamiento para cada paciente según sus rasgos genéticos, con el fármaco adecuado y la dosis precisa para obtener la máxima eficiencia terapéutica con el mínimo riesgo y coste es ya una realidad”. Según del Barrio, el futuro “no ha hecho más que empezar” y pone sus ojos en el año 2020, en el que varios proyectos internacionales harán que el caudal de datos aportados nos permitan diagnósticos y tratamientos completamente individualizados.

2003 marcó el final del conocimiento de las enfermedades como se conocían hasta ese momento, y el inicio de una nueva era en el diagnóstico, el tratamiento y el conocimiento de la predisposición a padecer enfermedades. Los esfuerzos de la investigación biomédica se han centrado desde entonces en la búsqueda de dianas terapéuticas que permitieran desarrollar un test diagnóstico y nuevos medicamentos más eficaces, seguros y con menor toxicidad. Este cambio trascendental en la gestión y el abordaje de las enfermedades no sólo permitirá mejorar el tratamiento, sino que también abrirá nuevas vías de predicción y prevención.

10 años de medicina personalizada

La industria ha adoptado este cambio de modelo de I+D, diagnóstico, tratamiento… ahora se espera que se integre de manera generalizada en nuestros sistemas sanitarios, algo para lo que según del Barrio se han fijado el horizonte en 2020. Se trataría de aprovechar la situación económica actual como una oportunidad para proponer tratamientos, que una vez obtenida su validez clínica, serán coste-efectivos.

El avance en farmacopea personalizada es significativo para dar el salto a la clínica, el gran reto es si la Administración sanitaria está preparada para evaluar esta innovación terapéutica y una vez aprobados los nuevos medicamentos, los financiará.

Se prevé que la parte del genoma personal de utilidad clínica pasará en breve a formar parte de nuestra historia clínica electrónica, con la interesante característica de que en gran parte esta información permanece inalterada en el tiempo, justificándola económicamente. Otra cuestión igualmente relevante será el formar al personal médico para poder analizar los resultados como cualquier otra prueba complementaria.

Mientras se decida dar el paso, la investigación continuará avanzando y tanto los pacientes y médicos, que tienen acceso a la información, reclamarán esta posibilidad. En algunos países se ha apostado por la secuenciación masiva de una población extensa, una iniciativa que no está dentro de las prioridades de nuestro sistema sanitario, según del Barrio por “falta de visión estratégica”, ya que liderar un cambio profundo contribuiría a la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, gracias a unos medicamentos más seguros y eficaces.

En el caso de la Oncología la Medicina Personalizada ya es una realidad, y le están siguiendo otros grupos de enfermedades que se encuentran en fases avanzadas de sus correspondientes ensayos clínicos. Existen también en el campo de la Oncología ejemplos de la aplicación de la Medicina Personalizada con fármacos como el trastuzumab y vemurafenib, con los que se ha conseguido aumentar el nivel de supervivencia global.

Lo que hace diez años parecía ciencia ficción ha pasado ahora a ser una realidad, en la que cada uno en el ámbito de las competencias y responsabilidades que le correspondan tendrá que decidir qué papel jugar, ya que “mirar hacia otro lado como se está haciendo ahora, tendrá un alto precio y no sólo económico”, concluye Jaime del Barrio.

Fuente: El Médico, Nº1152. Marzo 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *