Ahora toca coaching

Estamos asistiendo a una innumerable relación de corrientes encaminadas a lograr las personas y los líderes que necesitamos en el Siglo XXI, el tiempo dirá cuáles de ellas han sido más fructíferas, pero a nadie se le escapa que una de ellas será el coaching, aunque su papel todavía está por escribir.

Coaching, herramienta de desarrollo personal y profesional
Coaching, herramienta de desarrollo personal y profesional

A través de esta herramienta de desarrollo personal, nosotros ante múltiples retos, bien a título individual, bien como profesionales, deportistas, artistas, …. e incluso como directivos descubrimos cuáles son nuestras carencias y cómo podemos mejorar con nosotros mismos, con los demás e incluso desarrollar nuestro propio liderazgo, bien para gestionar una situación de conflicto, acceder a una nueva posición o para reforzar las habilidades de nuestro actual puesto.

Es sabido que en un programa de coaching el protagonista es el –coachee–, nunca el formador –coach–. Él fija el objetivo que le trae hasta nosotros y valida el mismo sesión tras sesión.

Ser mejores personas, profesionales, o líderes depende de nosotros,  nuestro entrenador sólo nos ayuda a identificar las señales que ante los retos nosotros mismos nos ponemos, nos empuja a pensar mediante la reflexión y a cuestionarnos nuestras primeras respuestas ante cualquier pregunta.

No es una panacea, pero cada vez más estamos rodeados de historias personales y profesionales de éxito, tras procesos de coaching, se está consolidando como uno de los métodos de desarrollo más eficaces para superar barreras y reforzar nuestras habilidades.

Entre coachee y coach ha de existir cierta empatía e incluso complicidad, siempre dentro de unos límites marcados por el Plan de Acción y la ética que rodea cualquier relación profesional, máxime cuando se abordan inexorablemente sentimientos, emociones, debilidades, dudas,….. ingredientes que garantizan la utilidad del coaching.

Cuando hace unos meses la empresa para la que trabajo me propuso un nuevo reto, el coaching, en mi desarrollo personal como directivo y para un mejor servicio a mis compañeros, no lo dudé un instante. Ahora, una vez superados todos los trámites, horas teóricas y prácticas, sesiones de coaching, etc,… hasta obtener el título de Experto Internacional en Coaching por el Instituto Europeo de Coaching, sólo espero poder seguir formándome desde la experiencia y compartir desde estas líneas no sólo mis avances, sino también los de esta disciplina que en España, consolidada en el resto del mundo avanzado, no ha hecho más que empezar.

Iremos viendo características de un proceso de coaching, en sus múltiples variantes pero ya adelanto que cualquier proceso siempre ha de tener principio y final, o lo que es lo mismo, duración conocida, que en procesos personales oscila entre las 10 – 14 sesiones, pero que en procesos con directivos pueden superar las 30 sesiones.

Author: Jaime del Barrio

Director general del Instituto Roche. Coach en organización sanitaria y gestión de equipos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *