La economía reclama (inter)disciplina. La biología al rescate

Presentación del libro de Emilio Muñoz Ruiz, Profesor de Investigación “ad honorem” en el Instituto de Filosofía del CSIC y presidente del comité científico de ASEBIO

Emilio_MuñozLa Biología al Rescate es un compendio de muchas horas de trabajo que resumen muchos años de conocimiento y experiencia contados no sólo desde el rigor que a un científico se le exige sino desde la transferencia de emociones que sólo aquel que las siente puede transmitir y ser percibidas por quienes estamos abiertos a ellas, sintiendo el aliento de un amigo.

No evita entrar en cuestiones polémicas pero lo hace desde la solidez que ningún bien nacido puede sino pararse a disfrutar, intentar entender el porqué de tal o cual aseveración y si aun así sigue disintiendo  de ella, atreverse a planteársela al autor desde una bienintencionada controversia.

Cuando Mercedes Puente, del Instituto Roche me planteó en los inicios de nuestra página web, ya hace unos años, una nueva sección llamada Biotecnología en el Espejo, de entrada el nombre ya me llamó la atención. Cuando me habló sobre el contenido y me dijo que sería Emilio Muñoz quien se encargaría de ella no me quedó sino asentir y empezar la que se ha demostrado una de las más fructíferas colaboraciones que hemos tenido por nuestra parte y espero al menos que satisfactoria por la suya.

Desde entonces sus tribunas originales han hecho de esta sección una de las más visitadas, descargadas y reenviadas a otras redes por los visitantes de nuestra web. Emilio ha contribuido de manera incuestionable al prestigio que ahora tenemos.

Cuando Emilio tuvo la deferencia de hablarme de la edición del libro que hoy presentamos, de que contaba conmigo para ello y que me enviaría previamente un ejemplar, lo esperé con ansiedad.

La expectativa era grande, y cuando me llegó este ejemplar tengo que confesar que en un primer momento me quedé un poco desilusionado. ¿Sabéis por qué?, por el tamaño físico, (y no aprendo). Sin embargo, en cuanto empecé a hojearlo comprobé que el tamaño estaba en su interior. Era grande, sí, muy grande, porque recogía en más de 200 páginas sus tribunas, los artículos más relevantes para el autor, con un tipo de letra adecuado y un tamaño que lo hacía llevadero a todas partes.

Desde entonces va conmigo y está lleno de señaladores, por una manía que adquirí de pequeño y mantengo,  de que cuando teníamos que compartir los libros entre todos los hermanos e incluso amigos, estando terminantemente prohibido subrayar o marcar de manera permanente, usaba varios señaladores.

El libro tiene tantas expresiones únicas, citas interesantes o referencias de obligada lectura que el cuerpo te pide subrayarlo  y llenarlo de llamadas.

En la lectura que he realizado me he sentido abrumado por el número de ocasiones en las que el autor cita al Instituto Roche e incluso a mí mismo ¡muchas gracias!

Mi enhorabuena, gratitud y reconocimiento también a la editorial La Hoja del Monte por la divulgación que hace del conocimiento, y por la cuidada edición y apuesta por este tipo de iniciativas que a priori no tendrían cabida, aunque siempre hay sorpresas, con una visión cortoplacista del tradicional negocio editorial.

Para terminar, haría mías todas las consideraciones finales que nos hace el autor, pero me quedo con la primera que dice:

La nuevas tecnologías de la vida, conocidas como biotecnología constituyen un excelente punto de apoyo para un desarrollo que persiga el cambio de modelo productivo, ya que combina un potencial enorme tanto para la industria, un sector al que hay que recuperar y potenciar, renovando e innovando, como para el sector servicios, el que domina ahora es este mundo globalizado e interconectado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *