Comunicación científica y Biotecnología

Hay algo que no consigo entender, salvo que una vez más “toquemos de oído”, y es que en general, en cualquier ranking consultado, los españoles mostramos nuestro reconocimiento social preferente hacia los científicos. Estoy convencido de que la gran mayoría de los consultados desconoce las dificultades de su quehacer diario, la incomprensión de los responsables políticos hacia su trabajo, la vulnerabilidad ante situaciones adversas generales… Por todo lo anterior, la incertidumbre de sus proyectos, y en definitiva la precariedad de condiciones con las que se manejan, no es óbice para que en España la producción científica se haya duplicado entre 2000 y 2011, al pasar de los 27.505 documentos publicados a los 74.285, y ocupando en 2011 la 10ª posición en el ranking mundial, lo que  representa el 3,17% de la producción mundial.

comunicación científicaRecientemente se presentó el Informe de la Asociación Española de Bioempresas, ASEBIO 2013, que recoge que la Bioeconomía, es decir el sector biotecnológico junto con las empresas usuarias de la Biotecnología en otros sectores, supone el 7,8% del PIB en 2012, cuando cuatro años antes estaba en el 2,98%, y constata un incremento mantenido de empleo (202.976 trabajadores) a pesar de la situación macroeconómica adversa, aunque hemos de reconocer que a expensas, entre otras cuestiones, de una ralentización de la inversión en investigación y desarrollo, con un descenso del 2,7% en el mismo periodo, cuya tendencia estoy convencido cambiará. Y hablo de desconocimiento porque el nivel de información y de implicación de los españoles en el debate público sobre temas científicos y tecnológicos ha sido tradicionalmente escaso y a esto en concreto me quiero referir, al vacío existente entre la sociedad y todo lo relativo a la Ciencia, la buena imagen en que la tenemos, pero sin embargo, el gran déficit que hay de educación, formación, información, comunicación… Puesto que en tal alta estima les tenemos, ¿cuánto tiempo y recursos se dedican, en cualquier ámbito educativo, a poner en valor su importancia en el futuro de una sociedad? y como consecuencia de ello ¿cuántos jóvenes quieren ser científicos, apoyados por sus familias? Debemos todos en el ámbito de nuestras responsabilidades y competencias contribuir a que este vacío sea cada vez menor.

La mayoría de los científicos, y todos los agentes de la cadena de valor, trabajan por contribuir a que todos tengamos un mundo mejor y a que la traslación desde una hipótesis a una aplicación práctica pasando por el proyecto se haga en el mejor tiempo posible, pero la sociedad debe contribuir a que esto sea posible. Es fundamental la educación, la formación, la información, la comunicación… Porque estoy convencido de que si no trabajamos a todos estos niveles de manera coordinada y al mismo tiempo, seguiremos viendo con pena, como siguen pasando trenes hacia el futuro a los que no nos subimos.

Eso sí, cada vez que nos pregunten, les honraremos con nuestro reconocimiento, pero no nos pregunten más sobre ellos no vaya a ser que nos pongan en un compromiso. Y seguiremos insistiendo aquello de que “La Ciencia es el motor del progreso”.

Un comentario en “Comunicación científica y Biotecnología”

  1. Totalmente de acuerdo. Creo que daremos un gran cambio en esta sociedad cuando consigamos hacer entender que cultura no solo es saber quién pintó “Los girasoles”, quien compuso “Las cuatro estaciones” o cual es la capital de Albania. Cultura también es saber qué es una célula madre, qué es una mutación, o qué es un alimento transgénico. Recientemente le expliqué a un amigo cuánto puede valer un vial del 200 ml de un anticuerpo, haciéndole ver cuanto dinero puedo “tirar” hasta confirmar mi hipótesis. Nos conocemos hace 15 años, y por primera vez, fue consciente de la dificultad económica que supone la investigación. Yo también considero que es urgente una mayor comunicación entre ciencia y sociedad. Yo aportaré mi granito de arena bombardeando a los amigos no científicos con cuantas noticias de ciencia sean interesantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *