Comunicación: Cuatro por una son siete

De hoy no pasa,  no estoy cumpliendo con el objetivo que me marqué al abrir este blog, que entre otras cuestiones me comprometía a escribir un post al menos cada quince días, y no es por falta de ideas, de hecho tengo hilvanados: “Táctica vs estrategia”, “¿Coaching para todo y todos?”, “No están pero se les espera”,  “ComunicaciónCuatro por una son siete”… y empiezo por este, pero con el compromiso escrito ante vosotros de que verán la luz en breve los siguientes anteriormente citados, puesto que me merecéis más consideración que yo mismo, por lo que esta vez os utilizo para no fallarme a mí, o sea a vosotros.

Cuando hablamos de las redes sociales como canales (c) de comunicación ante un auditorio o ante nuestros amigos y familiares, a poco que cuidemos lo que decimos e interpretemos lo que nos trasmiten a quienes tenemos delante, veremos polarización, nunca indiferencia entre quienes siguen escépticos porque no le encuentran utilidad y lo asocian a una moda, frikis… aunque a todos sin excepción, sin saber cómo ha llegado a sus vidas: están quienes no saben vivir sin WhatsApp y quienes quieren pasar inmediatamente a la acción, aquí mi experiencia me lleva a revaluar el porqué de ello.

Y estaba en ello, desgranando lo que es actualmente Comunicación (C) una palabra  permanentemente utilizada, pero a lo mejor por eso con tantas definiciones como personas, cuando me detuve en la imperiosa necesidad de que lo primero es ante todo un buen contenido (c), algo que decir que interese a los demás. Y qué mejor forma de validar lo anterior que hacerlo por los canales (c) adecuados off/on que lo serán en la medida que llegue al mayor número de contactos/followers  (c) estando receptivos a que estos establezcan una verdadera conversación y esto lo conseguiremos en la medida que seamos capaces de generar confianza (c).

Comunicación_rueda

Pero, ¿qué sería de todo lo anterior si no estuviese presente la calidad (c) en un modelo integral de congruencia (c)? Simplemente la rueda de la Comunicación no se movería.

Calidad, no sólo referida al cumplimiento de especificaciones previamente estipuladas, ni siquiera es suficiente la aportación de valor; hemos de detectar lo que nuestros seguidores quieren antes de que ellos mismos lo expresen y ofrecérselo, siendo congruentes entre lo que somos y lo que hacemos.

Las reglas de la Comunicación han cambiado y lo seguirán haciendo, pero sus principios permanecen inalterables.

Y aquí paré, porque puestos a buscar otras características, seguro las hay pero las aquí descritas, reúnen todo lo que en mi opinión debe reunir una buena Comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *