Si el entorno cambia, yo cambio

Los Modelos Innovadores de Financiación están demostrando ser una herramienta eficaz para la introducción de nuevos tratamientos

 

Llevamos años diciendo que el entorno que nos rodea ha cambiado, cambia y seguirá cambiando y sin embargo seguimos haciendo “lo de siempre”, salvo en ejercicios académicos (el ppt lo aguanta todo) o cuando las circunstancias nos obligan, aunque en ese momento suele ser tarde.

Esta aproximación sirve para cualquier ecosistema, pero si nos referimos al de los medicamentos innovadores, encontraremos específicamente: resistencia al cambio, incertidumbre de resultados e impacto económico-financiero entre otras. Pero quiero centrarme en un abordaje realmente innovador, y es el de los diferentes modelos innovadores de financiación de los medicamentos que lentamente se van implantando más rápido en Europa que en España y que van más allá de lo tradicionalmente conocido como “fijación de precios”.

cambio

Existen ejemplos de tipos diferentes de Innovative Pricing Models (IPMs) que van desde modelos que pretenden limitar el impacto presupuestario (sobre todo en sistemas sanitarios similares al nuestro), a aquellos que vinculan el reembolso con el desempeño, más complejos y necesitados de altos requerimientos por las partes.

Los diferentes IPMs tienen entre sus objetivos disminuir la incertidumbre que actualmente rodea a la financiación de los medicamentos costosos y contribuir a la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud sin comprometer la deseable innovación. Entre ellos podemos encontrar algunos como:

  • Iniciación del tratamiento gratuita para el SNS, financiada por el laboratorio farmacéutico
  • Acuerdo de volumen de precios en todas las indicaciones
  • Régimen de capitación (tarifa fija por paciente)
  • Descuento vinculado a los costes directos totales
  • Gestión combinada de gestión de residuos y eventos adversos
  • Esquema simple de limitación de las dosis
  • Precio promedio ponderado entre los subgrupos de pacientes
  • Plan combinado de volumen de precios y de limitación de dosis
  • Continuación y pago del tratamiento condicionado a resultados
  • Continuación condicionada y esquema de capitación
  • Prolongación condicionada y régimen de limitación de dosis
  • Cobertura con desarrollo de pruebas, inclusión en ensayos clínicos y creación de evidencia

En definitiva, ejemplos que en este caso son doce, pero que pueden adaptarse a las partes tanto como se quiera y pueda. Esto sí, exige un cambio muy importante por parte de todos los agentes, no sólo en apertura de miras, sino en formación, generosidad y experiencia, siempre con una hoja de ruta en la que marquemos desde el inicio: interlocutores, hitos importantes e indicadores que nos permitirán tomar decisiones y tener permanentemente sensación de control.

Iniciativas de cambio que ya funcionan

Todos hemos de aprender al mismo tiempo que caminamos y constatamos realidades y en este sentido he de destacar la Guía para la definición de criterios de aplicación de esquemas de pago basados en resultados (EPR) en el ámbito farmacoterapéutico y acuerdos de riesgo compartido (ARC), promulgada por el Servei Català de la Salut en Mayo de 2014. Esta Guía tiene como objetivo general establecer recomendaciones para la aplicación de esquemas de pago en base a resultados (EPR) en el Sistema de Salud de la comunidad autónoma de Cataluña, con los siguientes resultados específicos: homogeneizar conceptos en cuanto a los esquemas de pago de medicamentos basados en resultados, identificar claramente los beneficios de este tipo de esquemas de pago, identificar en qué situaciones y para qué tipo de medicamentos estos esquemas son los adecuados y definir un proceso de decisión y los elementos básicos para la aplicación de un esquema de pago en base a resultados.

Cataluña, en estos últimos cinco años, ha puesto en marcha más de diecinueve ARC, que han posibilitado el acceso al sistema sanitario de 11 nuevos medicamentos, estando involucrados en ellos 29 hospitales y 10 laboratorios farmacéuticos. En el resto de España, hay iniciativas aisladas y adoptadas con un cierto ocultismo, lejos del desarrollo experimentado en países de nuestro entorno, baste con citar sólo Italia con más de 160 IPMs y que además gozan de la deseable transparencia.

En definitiva, los Modelos Innovadores de Financiación (IPMs) son ya una realidad en diferentes países europeos y están demostrando ser una herramienta eficaz para la introducción de nuevos tratamientos, precisamente los más costosos.

Por ello hemos de considerar las ventajas que ofrecen y que de entre ellas podemos destacar:

  • Permiten a los pacientes acceder a las innovaciones médicas en forma oportuna y sostenible
  • Facilitan a las compañías farmacéuticas el acceso a los diferentes mercados
  • El precio de un medicamento ya no es el único tema de negociación entre las farmacéuticas y las autoridades sanitarias
  • Ayudan a mitigar los riesgos financieros y clínicos, lo cual contribuye a equilibrar los presupuestos de las instituciones públicas y los proveedores privados
  • Eliminan la incertidumbre de la dosis en la práctica diaria
  • Mejoran los resultados alcanzando un alto nivel de eficacia

No podemos seguir haciendo las cosas como las hemos venido haciendo hasta ahora y aquellos que antes lo entiendan contribuirán de manera decisiva, en el ámbito de sus competencias, a obtener mejores resultados en salud colectiva e individual, al mismo tiempo que posibilitan la innovación y el acceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *