Es la hora de conectar

El proceso de digitalización de la Sanidad exige la coordinación entre todos los agentes que la integran. Esta premisa, extrapolable a cualquier  sistema de salud, es también muy importante en el caso de España, donde coexisten diferentes tipos de prevención y niveles asistenciales materializados en multitud de “replicas regionales” que no se hablan, digitalmente referido. De esta diversidad, surge la necesidad de contar con estándares que permitan lidiar con la complejidad que existe en este tipo de organización. No olvidemos, que el objetivo final de la estandarización, en términos digitales es la  interoperabilidad.

Esta interoperabilidad, para ser realmente efectiva, debe estar presente en los siguientes ámbitos:

  • Sector público y privado: Con el objetivo de poder comparar, evaluar y aprender conjuntamente, teniendo en cuenta, lógicamente las peculiaridades de cada sector. El 50 por ciento de los equipamientos de alta tecnología se encuentran en el sector privado, de ahí la necesidad de conectar ambos sectores.
  • Comunidades autónomas: A efectos operativos y tras el proceso de descentralización contamos con 17 sistemas de salud regionales independientes, por lo que es muy importante establecer canales entre ellos. En este momento hablar de un único SNS, como se concibió en su origen, es una utopía. Por ello, desde 2006 el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad viene trabajando para desarrollar un sistema común para todo el SNS que permita la interoperabilidad de los datos sanitarios de los ciudadanos de todas las CCAA. Algo fundamental, entre otras razones, para la planificación y la optimización de recursos, siempre limitados.
  • Nivel asistencial: Creando una comunicación entre la Atención Primaria y la Atención Especializada, evitando así duplicidades e ineficiencias y mejorando la atención a través de la continuidad asistencial. Esto es clave en pacientes con patología crónica o multipatología los cuales visitan diferentes profesionales. Siendo deseable su extensión al sistema social.

Y, ¿cómo conseguimos que los diferentes agentes que integran el SNS trabajen de modo  coordinado? La respuesta, se encuentra en encontrar sistemas compatibles y estrategias coordinadas que permitan exprimir todo el potencial de las TIC en el ámbito sanitario y social. Cabe señalar, que la interoperabilidad es un requisito indispensable a  la hora de desarrollar este tipo de iniciativas, si queremos alcanzar los beneficios que nos ofrece.

Podríamos pensar en la “eSalud” como un cambio del papel al soporte digital pero eso solamente sería una primera parte -claro que esencial- que no reflejaría en absoluto la realidad. La eSalud implica la integración de la tecnología en la provisión de servicios sanitarios y sociales ofreciendo así un mejor servicio al paciente y al ciudadano y sus familias, y es aquí donde se presentan importantes retos. Uno de ellos, -hemos hablado en estas líneas, el de conseguir que todos los agentes implicados se pongan de acuerdo para “conectarse”, haciendo de la tecnología una arma eficaz en la mejora de la Salud.

La soluciones técnicas y tecnológicas ya hace tiempo lo hacen posible, sólo (¡casi nada!) falta la decisión política, bien, de manera natural porque ya toca; bien, ayudada, porque la sociedad así lo demanda y la situación lo requiere de manera inmediata.

network-782707_640

Un comentario en “Es la hora de conectar”

  1. Totalmente de acuerdo, Jaime.

    Como paciente y contribuyente que soy y que todos somos, creo que lo que comentas debería estar implantado desde hace mucho tiempo. Se ahorraría dinero, recursos, paciencia, disgustos y se ganaría en eficiencia, salud, etc.

    Gracias por compartir tus reflexiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *