Hoy nos toca demostrar

Hablábamos en artículos anteriores de la relevancia de los indicadores en la evaluación en el ámbito de la eSalud, y ahora, toca analizar con más detalle uno de ellos. Nos referimos a la optimización de costes, circunloquios aparte, al ahorro puro y duro, que dada la coyuntura económica vivida y la necesidad de ser especialmente cuidadosos con el gasto público, es quizás el indicador que más relevancia ha ido adquiriendo como criterio a la hora de evaluar fármacos, productos sanitarios y dispositivos médicos y cómo no, también en la implantación de la tecnología sanitaria.

Los beneficios de la eSalud para la mejora de la eficiencia del Sistema Nacional de Salud parecen claros, pero también existe cierto consenso en que la incorporación de tecnología en la práctica clínica tiene un coste importante, ¿cómo conseguiremos entonces implantar más y mejor tecnología? Midiendo y demostrando – somos científicos, no lo olvidemos -, lo que hemos repetido tantas veces; la digitalización de la sanidad traerá consigo un sustancial ahorro para los sistemas sanitarios. Sólo falta hacerlo tangible. Necesitamos, que el esfuerzo de la Administración en el despliegue e implantación de soluciones TIC en las organizaciones sanitarias, como la Historia Clínica Electrónica, la Receta Electrónica o la Cita Previa Sanitaria, se mida en dos sentidos, ahorro en gestión y ahorro en enfermedad.

achievement-18134_640Y, ¿dónde está el ahorro?, el ahorro, está directamente relacionado con la optimización de procesos como por ejemplo en el caso de la implantación de la receta electrónica, que ya ha supuesto casi 253 millones de euros de ahorro. Ahorro, que viene condicionado por la disminución del gasto farmacéutico gracias a una menor sobre-prescripción, a la eliminación de los talonarios en papel de las antiguas recetas, y a la reducción de entre un 15 y 20% de las consultas médicas. Pero además, el ahorro también viene dado por la mejora de la atención sanitaria con soluciones como la de implantar el seguimiento de pacientes a través de sistemas de monitorización y evaluación remota, por citar sólo algunos ejemplos.

El éxito de la eSalud se fundamenta en pasar de las palabras a los hechos. Hay que demostrar, que la digitalización de la sanidad tiene un impacto real favorable sobre la salud de los pacientes y los ciudadanos y también en la sostenibilidad de los sistemas sanitarios actuando como eje vertebrador para la transformación del modelo. Lo demás: palabrería vacua.

samsung-793043_640

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *