Indicadores: la eSalud a examen

Cualquier actividad profesional es susceptible de ser evaluada a través de indicadores que ayuden a medir de un modo objetivo su progresión, ya que el hecho de evaluarlo nos hace trabajar de manera más eficiente. También en la evaluación de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS), este ejercicio de análisis tiene un papel importante para acelerar su implantación y mejorar sus resultados.

Precisamente en este sentido, los indicadores de gestión adquieren un papel muy importante ejerciendo de “jueces” a la hora de examinar el nivel de modernidad y digitalización de los sistemas sanitarios, evaluando los proyectos en curso, identificando buenas prácticas y rectificando aquellos puntos de mejora.

Para ello, hemos identificado algunos de los puntos clave que los indicadores para la evaluación de la tecnología en los sistemas sanitarios deberían incluir:

  • Conocer la satisfacción del usuario es uno de los factores clave, pues son ellos los que determinarán su éxito y utilidad. En la medida en la que nos ajustemos a sus necesidades, las TIC serán cada vez más demandadas.
  • Determinar su coste efectividad y su retorno sobre la inversión (RSI o ROI, por sus siglas en inglés): teniendo en cuenta la situación actual de restricciones presupuestarias, los indicadores que miden el ahorro son imprescindibles para justificar su implantación.
  • El modo de implantación. La heterogeneidad entre las distintas iniciativas es sin duda el talón de Aquiles de la proyección de estas tecnologías, de ahí la importancia de evaluar que la implantación sea lo más simultánea y homogénea posible tanto a nivel territorial como entre los distintos niveles de atención para evitar así que existan grandes diferencias entre ellos.
  • El impacto en la salud del paciente. Dada la complejidad de las patologías actuales, deben ir encaminadas a evaluar las mejoras que esta tecnología aporta a la salud y bienestar del paciente.
  • Seguridad en la privacidad. Vemos día a día como sistemas informáticos de grandes corporaciones a las que consideramos seguras no lo son tanto, de ahí nuestra precaución como ciudadanos, pero si hay un sector con amplia experiencia en ello es el sanitario, llevamos años gestionando grandes bases de datos, alguno fundamental en el avance de la Salud y en el conocimiento de las enfermedades.

Además, una vez instaurados estos indicadores, se pueden diseñar muchas otras estrategias para mejorar el acceso de las TIC al SNS.  A modo de ejemplo, se podrían establecer políticas de incentivos y retribución ligados a estos indicadores para motivar a todos los agentes involucrados.

La necesidad y urgencia de cambio, y los retos que nos plantea la llegada del eHealth exigen una objetividad en la presentación de resultados que solo conseguiremos cuando se implanten sistemas de gestión con objetivos claros y concretos. De algún modo, se podría decir que estos indicadores y estrategias de los que hablábamos pueden ser grandes aliados para acelerar la modernización de nuestros hospitales, centros de salud, etc.

 Así pues, de estos indicadores solo queda decir, ¡Bienvenidos sean!

indicadores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *