Silencio, alguien quiere hablar

El liderazgo de los introvertidos

Estaba yo en la búsqueda continua del mejor modelo de liderazgo, para compartirlo con mis alumnos, cuando  volvió a caer en mis manos, ¿será casualidad? el best seller publicado en 2012 “Quiet: The Power of Introverts in a World That Can´t Stop Talking”, de la controvertida escritora Susan Cain, en otro tiempo prestigiada abogada de Wall Street.

El título es bastante esclarecedor sobre su contenido,  el poder de los introvertidos en un mundo que no puede dejar de hablar. En él, Cain hace un recorrido por la corriente imperante en este momento en la moderna  cultura occidental, la de la extroversión,  y da un gran valor a las características y capacidades de las personas introvertidas, cuya no utilización por su entorno produce  “una colosal pérdida de talento, energía y felicidad”,  algo contrario a lo que actualmente en nuestra sociedad pudiera parecer.

A través del libro y ella misma impartiendo conferencias por todo el mundo, nos cuenta como hemos pasado de una cultura occidental enraizada, desde generaciones, en nuestro carácter,  en los valores, a una que tiene en cuenta por encima de otras consideraciones la  personalidad y concretamente una, la  extrovertida, llegando a ser dominante y relegando a la introvertida, a la que se considera  inferior,  incluso en algunos casos patológica. Sin embargo Cain nos demuestra que podemos y debemos aprender mucho de los considerados introvertidos, especialmente en materia de creatividad.

Entendemos introversión y extroversión como las preferencias por las que nos conducimos en lo personal y en lo profesional ante los diferentes niveles de estimulación. Este libro resume las ventajas y desventajas de cada temperamento, y analiza el mito del ideal del  extrovertido que ha venido dominando Occidente desde principios del siglo XX.

Sin embargo afirma que la introversión está más presente en la sociedad de lo que nos imaginamos y que las personas más creativas y los líderes más distinguidos eran introvertidos, incluso grandes introvertidos.

Susan Cain nos insta a aportar nuestro granito de arena introduciendo cambios en nuestro entorno más cercano, nuestra familia, nuestros amigos, en la escuela, y más adelante en el propio  lugar de trabajo; propone  diferentes herramientas a los introvertidos para funcionar en una cultura dominada por los extrovertidos.

Señala además la importancia de la comunicación entre personas de diferente temperamento, en el trabajo. Incluso llega a aseverar que los líderes introvertidos suelen obtener mejores resultados que los extrovertidos.

El reto que tenemos en nuestras organizaciones es cómo estructurar las mismas para que sean las mejores ideas las que dominen, y no las de las personas más extrovertidas y asertivas.

En definitiva, nos propone cómo utilizar el poder de los introvertidos para modificar nuestro modo de trabajar y ser líder e innovador, pues eso, lo que yo andaba buscando.

Su lectura es recomendada a los introvertidos para que entiendan el porqué de muchas situaciones que a buen seguro han pasado en algún momento y para los extrovertidos para que a su vez entiendan el porqué de tan frecuentes y respetuosos silencios, que lejos de significar indiferencia, encubren un gran potencial, a buen seguro, interesante para quienes les rodean.

El líder ha de identificar quién es quién en su equipo e ir dando a cada uno su tiempo, su espacio, incluso su oportunidad. Lo sencillo a priori “es dejar hablar”, pero en poco tiempo se vuelve contra uno, y dista mucho de encajar con lo que pensamos de un buen líder.

Pero, siempre hay un pero, ¿qué les aconsejo a mis alumnos que se sientan identificados con lo anterior? ¿que sigan siendo así pues es cuestión de tiempo, aun sabiendo que la mayoría no llegarán siquiera a la orilla?  o por el contario ¿que en esas dinámicas de grupo de cribado de aspirantes a un puesto, que están tan de moda, se hagan notar incluso siendo maleducados? me inclino por lo segundo, sin renunciar a lo primero. El objetivo ahora es llegar a la orilla, ya habrá tiempo de demostrar el potencial que llevas dentro, especialmente si tienes la suerte de cruzarte con un líder que lo sepa ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *