Liderazgo y coaching

En la última década he tenido la oportunidad de ir compaginando mi ejercicio profesional y mi desarrollo personal, con la docencia en diferentes ámbitos para los que he sido reclamado, novedosos inicialmente para mí, pero “lógicos” cuando se hace una retrospectiva.

Recuerdo la primera vez que desde una escuela de Ingeniería Civil, se me pidió impartir una clase en un Master de Liderazgo, a mi interlocutor le dije: “muchas gracias, pero… se han confundido de persona”. Sin embargo la respuesta fue concluyente: “no; sabemos de su formación y su experiencia, precisamente por eso  le invitamos a que la comparta con nuestros alumnos”. La experiencia no debió de ir mal, porque años después esta colaboración sigue y se ha extendido a otros centros docentes bajo las mismas premisas.

Es enriquecedor para todos, para mí el primero, compartir foros con, profesiones que en principio nada tienen que ver con nosotros, profesionales con los que rápidamente fluye, si las condiciones son adecuadas, un caudal de experiencias positivas y negativas.

En definitiva, lideramos equipos de personas con objetivos comunes para los componentes de ese proyecto, pero con grandes coincidencias con otros proyectos aparentemente muy diferentes, y básicamente a todos nos une el hacer bien las cosas, con los recursos adecuados y en el tiempo establecido, y si encima disfrutamos con lo que hacemos, mejor para todos.

Y andaba yo en esto, cuando se me planteó la oportunidad de ejercer como coach de un grupo de compañeros, aunque en el uso adecuado del término sería más como mentor. Pero al mismo tiempo que lo ejercía e incluía en mis clases, como una parte complementaria en la formación de un líder, me iba adentrando en ello, porque lejos de una moda, que también, tiene una base de conocimiento y unas herramientas que merecen la pena ser adquiridas por quienes saben de ello, ya que en este momento ya hay evidencia sobrada de ello.

smart_liderazgo

En los equipos directivos se trabaja por objetivos: específicos (S), medibles (M), alcanzables (A), realistas (R), y acotados en el tiempo (T), pero ¿qué ocurre cuando esto se consigue? Pues habitualmente todos contentos emocionalmente, profesionalmente e incluso económicamente, pero llevados al extremo, y nunca mejor aplicado, ¿y si ya no puede haber ningún objetivo que supere los anteriores? ¡Vacío absoluto! Es el caso de deportistas de élite que consiguen en su juventud, lo que a otros nos llevaría toda nuestra vida, sólo el trabajar por los “alcanzables”.

Estaba en esta disquisición, cuando tuve oportunidad de leer: ”Objetivo: Confianza” de Editorial Conecta, en el que Edurne Pasabán comparte con nosotros momentos de dudas, incluso de crisis, y las respuestas que va encontrando posteriormente a la situación vivida a través del coaching. Nadie a estas alturas puede dudar de la solidez del liderazgo ejercido por una montañera joven, en un entorno eminentemente masculino y en situaciones límite,  que ha “hecho cumbre” en los catorce ochomiles (¡no hay más!), en condiciones que los “normales” ni siquiera somos capaces de imaginar. Aunque ella en una reflexión que le honra dice que:  “soy una persona normal, repito, aunque con aspiraciones fuera de lo corriente”. Comparto con ella también, diferentes reflexiones, pero por citar una: “… toda visión, tiene que surgir de la pasión”. El resto, mejor las leéis.

Cuando con el complemento del coaching en el liderazgo tenía la sensación de haber cerrado un circulo que daba respuesta a muchas preguntas, irrumpen las redes sociales digitales y se abre de nuevo un mundo apasionante y vertiginoso, porque las redes sociales han estado siempre ahí, ¡que se lo digan a algunos! Lo que ha cambiado es el tipo de conversación, los niveles de penetración, la inmediatez…. pero bueno, de ello ya he hablado en alguna ocasión e indefectiblemente lo haré con asiduidad en el futuro.

Vaya hoy, mi visión utilitaria, en el buen sentido de la palabra, con ejemplo incluido del coaching en el liderazgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *