Once que han sido diez

Siempre intentamos asociar números «redondos» a momentos importantes en nuestras vidas, o lo que en determinada terminología conocemos por hitos; y qué mejor momento para cerrar un ciclo que coincidiendo con su X Aniversario, efeméride que estamos celebrando este año en el Instituto Roche.

Ha llegado el momento de cerrar un cuaderno lleno de páginas de colores y empezar a escribir otro, de momento con las hojas en blanco.

Hace exactamente once años recibí el encargo desde la multinacional farmacéutica Roche de poner en marcha el Instituto Roche con un objetivo concreto: impulsar el desarrollo de lo que depararía el conocimiento exponencialmente creciente del genoma humano. A medida que conocemos mejor el sustrato genético de los individuos y las poblaciones y el perfil molecular de las enfermedades, estamos cada vez más cerca de conseguir un mejor diagnóstico y tratamiento, algo por lo que siempre hemos luchado los médicos, ya que no reconocemos enfermedades sino enfermos. Lo que ahora se conoce como Medicina Personalizada, hace once años era una visión, hoy, una realidad.

A ello hemos contribuido de manera decisiva desde el Instituto Roche, y ahí están los datos para confirmarlo, gracias a un pequeño pero gran equipo y el respaldo de una gran Compañía. Siendo justo, la mejor compañía posible para poder hacerlo, con la que hemos crecido en todos los sentidos, cumpliendo el objetivo que se nos pidió.

Ahora llega el momento de cerrar un capítulo y empezar a escribir otro, aunque en la sociedad en la que estamos no es habitual, baste mirar brevemente mi biografía para comprobar que ha sido una constante de mi vida.

En mi caso ha llegado, precisamente coincidiendo con el X Aniversario de la presentación pública del Instituto Roche, ¡qué mejor momento y más “redondo”!

Otra cosa bien diferente es la Institución; las personas pasamos, las instituciones se quedan y a nosotros corresponde contribuir, mientras estamos, a que sigan creciendo y consolidándose. En el caso que nos ocupa creemos haberlo conseguido.

Gracias a todas las personas con las que tuve el privilegio de conocer y poder compartir camino, me seguiréis encontrando siempre que así lo requiráis, ya que mi huella es fácil de seguir.

¡Seguimos caminando!

inicio

6 thoughts on “Once que han sido diez”

  1. Muchas gracias, Jaime, por tu entusiasmo y buen hacer profesional. Ha sido un placer coincidir contigo y colaborar en iniciativas tan importantes. Como bien dices, las personas pasan y las instituciones permanecen; pero en proyectos tan singulares como éste, qué duda cabe que las personas siempre marcan la diferencia. Espero que el Instituto Roche continúe desarrollando su labor con la misma intensidad que hasta ahora, y a tí te deseo lo mejor. Un abrazo fuerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *