¿Qué quiero ser de mayor?

Cuando otros ponen su foco en el atardecer, yo sigo poniéndolo en el amanecer. Cuántas veces el gato de Cheshire ha aparecido en mi vida y le he preguntado por el camino correcto, siempre preparado para su sabida respuesta “eso depende de adonde quieras llegar”, tras lo cual, como era de esperar, desaparecía hasta el siguiente cruce de caminos, diciéndome la dirección correcta a tomar.

Cada vez me encuentro con más egresados en demanda de información sobre qué camino tomar, y a mi pregunta ¿qué quieres ser de mayor? suelo encontrar silencio, titubeo, duda…. Hoy, aunque os suene simpático (os permito una sonrisa) me lo sigo preguntando yo, porque la respuesta condiciona cada amanecer y así, día tras día, año tras año… y ¡espero que nunca falte!

Con veintitantos años cualquiera tiene ya en la base de la mochila que le va a acompañar en su vida la suficiente formación académica y energía como para emprender el camino que quiera y llegar al final del mismo con éxito.

¿Masters?, ¿postgrados?, ¿doctorado? …ya, ya  pero ¿qué quieres? Cada decisión que tomamos nos acerca o nos aleja del objetivo. Ya pero, ”yo no sé qué voy a ser”. Vale, empecemos por lo que no vas a ser, y sueña, es el momento de soñar, luego la realidad nos irá devolviendo al carril, y optimizará nuestro movimiento, pero es el momento de soñar y empezar a andar en el camino correcto.

Ahora nos inunda una jerga aparentemente innovadora, que obvio en referir, porque siempre ha sido lo mismo: cambian las denominaciones pero los conceptos y las ideas perduran en el tiempo. Cuando hablamos de talento, nos referimos al resultado de multiplicar (no sumar) las competencias, por el compromiso y la acción, y si cualquiera de estos factores es “0”, es sobrado destacar que el resultado también lo es.

Hoy en día cuando cualquiera quiere iniciar el camino ha de tener claro que llegará donde se proponga, puesto que sabe y puede. Dicho de otra manera, si ve los retos como oportunidades y muestra el compromiso y la motivación adecuados, desarrollará capacidades con el nivel de eficiencia requerido, ya que tiene o tendrá los conocimientos necesarios para desempeñar adecuadamente cualquier trabajo que se proponga.

A punto de enviar estas líneas se me cruza un artículo acerca de que las empresas farmacéuticas apuestan por los jóvenes con programas de becas y formación, un camino más a considerar.

Si seguís con la sonrisa puesta, no os extrañara que a estas alturas me siga preguntando ¿qué quiero ser yo de mayor?

Tennel_Cheshire_proof

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *