No doy crédito a lo leído y escuchado: ¿es la gestión del sistema nacional de salud algo «simbólico»?

En estos días en que la mayoría está pensando en sus vacaciones veraniegas, he leído y escuchado unos titulares que me han provocado un asombro del que trato de salir sin conseguirlo. Hace tiempo que no compartía unas reflexiones a través de estas líneas, pero, tras pensarlo un poco (no mucho, la verdad), me siento obligado a ponerlas por escrito, y, si no es mucho pedir, pediros que reflexionéis unos minutos sobre el presente y el futuro a corto plazo que nos estamos preparando entre todos.

En las negociaciones para la investidura de un nuevo Gobierno de una parte se ofrecen tres Ministerios, uno de ellos es el de Sanidad y de la otra parte que según dice busca un gobierno de coalición se desdeña aduciendo entre otras cosas que son «responsabilidades simbólicas«. Y no sé qué me preocupa más, si quien en otra época y durante tiempo defendió la Sanidad como un pilar del Estado de Bienestar y que ahora parece no estar interesado, o el que a quien pretende gobernar un país y la Salud de su ciudadanía le parece algo “simbólico”.

Por desgracia llevamos bastante tiempo viendo y padeciendo como nuestros responsables políticos de todos los colores, unos más que otros, no están a la altura de lo que la Salud significa para el mundo en general y para nuestra sociedad y ciudadanía en particular. Quizás una razón de peso haya que buscarla en el cortoplacismo de su visión, si es que la tienen, que no va más allá de colocarse de cara a las próximas citas electorales. Uno puede pensar ¡Qué vas a decir como profesional sanitario que eres!, pues no, simplemente lo hago como alguien que reflexiona sobre una información que está al alcance de todo el mundo.

La Ley General de Sanidad Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, tiene ya 33 años, y aunque ha sido una historia de éxito, que nos ha llevado a tener excelentes indicadores que nos sitúan entre los mejores sistemas sanitarios del mundo, existen nuevos retos a los que hacer frente para los que no estamos preparados. El entorno es global, digital, disruptivo, veloz, muy veloz y cambiante y los pacientes/las personas estamos en el centro buscando productos y/o servicios que nos permitan vivir con mayor calidad de vida, dado que nuestra expectativa es de las mayores del mundo y la cronicidad ya forma parte de nuestras vidas.

Necesitamos un Ministerio de Sanidad fuerte, que lidere el cambio que el Sistema Nacional de Salud necesita y la sociedad exige. Al Ministerio de Sanidad le corresponde proponer, ejecutar (y liderar, que no se nos olvide) la política del Gobierno de nuestro país en materia de Salud, pero también planificar y velar por que se preste la asistencia sanitaria en todo el territorio con criterios de equidad en el acceso. Para asegurar a las personas el derecho a la protección de la Salud, también ha de proponer y ejecutar la política del Gobierno en materia de cohesión e inclusión social, de familia, de protección y de atención a las personas más desfavorecidas.

Hablaré de todo lo anterior próximamente en este blog y compartiré datos y más datos que corroboran todo lo anterior, pero de entrada ¿hay alguien que considere que la responsabilidad de gestionar la Salud del conjunto de la ciudadanía es algo “simbólico”? Que levante la mano.

Tecnología para luchar contra los medicamentos espurios

Cinco Días – 14/10/2015

De los avances en la promoción de la salud y la velocidad vertiginosa de la investigación y el desarrollo de nuevos medicamentos en tiempo real y en todo el planeta, nace el reto de hacer que todo ello se realice de manera sostenible y teniendo en cuenta la economía más cercana.

A pesar de que la reglamentación farmacéutica de cada país varía en base al grado de desarrollo de los organismos competentes, los medicamentos espurios, de etiquetado engañoso, falsificados o de imitación, son un problema global, que además tiene más de 30 años. Seguir leyendo «Tecnología para luchar contra los medicamentos espurios»

Economía versus Salud

A los profesionales sanitarios, a los pacientes y a la ciudadanía en general nos sigue removiendo ver cerca, cuanto más juntas, las palabras economía y salud; pero bien es verdad que quienes de números se preocupan prioritariamente (economistas, gestores y autoridades), también están interesados en la Salud. Intentar que nuestro Sistema Nacional de Salud sea sostenible, no sólo ahora -un reto real-, sino en un futuro no muy lejano, es un objetivo de todos, aunque sólo sea por interés egoísta, ya que si de salud se trata a todos nos toca en un momento u otro.

La industria biotecnológica, la de tecnologías sanitarias y, sobre manera, la farmacéutica, la más innovadora de ellas y la que dedica un mayor porcentaje de su presupuesto a investigación y desarrollo, han de aliviar el peso económico de áreas como marketing y ventas, porque el entorno y los canales han cambiado hacia la simplificación. Seguir leyendo «Economía versus Salud»

Las TIC como remedio al problema de la cronicidad

La cronicidad, es decir, la conversión de enfermedades mortales en crónicas gracias a los avances en el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de las enfermedades, se está viviendo como un problema global que va en aumento. El incremento de la esperanza y la calidad de vida debido a los avances médicos están originando un crecimiento vertiginoso en el porcentaje de personas mayores, muchas de ellas diagnosticadas con patologías crónicas. Como dato, destacar que actualmente en España hay más de 18 millones de pacientes crónicos, muchos de ellos con pluripatologías, casos típicos son, la convivencia de enfermedades crónicas como la diabetes, con enfermedades cardiovasculares e hipertensión, con la consiguiente polimedicación y dificultad en la gestión del paciente. Todo ello, genera una elevada utilización de recursos sanitarios asociada a un importante impacto económico para los sistemas sanitarios y la sociedad: los enfermos crónicos representan el 80% de las consultas de Atención Primaria, el 60% de los ingresos hospitalarios y generan el 75% de los gastos sanitarios totales. Seguir leyendo «Las TIC como remedio al problema de la cronicidad»

Es la hora de conectar

El proceso de digitalización de la Sanidad exige la coordinación entre todos los agentes que la integran. Esta premisa, extrapolable a cualquier  sistema de salud, es también muy importante en el caso de España, donde coexisten diferentes tipos de prevención y niveles asistenciales materializados en multitud de “replicas regionales” que no se hablan, digitalmente referido. De esta diversidad, surge la necesidad de contar con estándares que permitan lidiar con la complejidad que existe en este tipo de organización. No olvidemos, que el objetivo final de la estandarización, en términos digitales es la  interoperabilidad. Seguir leyendo «Es la hora de conectar»

Indicadores: la eSalud a examen

Cualquier actividad profesional es susceptible de ser evaluada a través de indicadores que ayuden a medir de un modo objetivo su progresión, ya que el hecho de evaluarlo nos hace trabajar de manera más eficiente. También en la evaluación de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS), este ejercicio de análisis tiene un papel importante para acelerar su implantación y mejorar sus resultados.

Precisamente en este sentido, los indicadores de gestión adquieren un papel muy importante ejerciendo de “jueces” a la hora de examinar el nivel de modernidad y digitalización de los sistemas sanitarios, evaluando los proyectos en curso, identificando buenas prácticas y rectificando aquellos puntos de mejora. Seguir leyendo «Indicadores: la eSalud a examen»

El funcionamiento partidista de la política ha lastrado el futuro de la sanidad española

Enrique Sánchez de León, Fernando Lamata, Eduard Rius y Jaime del Barrio debaten sobre el papel de la política en el futuro de la sanidad española.

Según del Barrio  «En los últimos años, los ministerios de Sanidad no han tenido ningún peso político. Ni en los presupuestos ni en su impacto social han sabido representar lo que la sanidad significa en nuestro país. Me preocupa su escaso protagonismo».

Seguir leyendo «El funcionamiento partidista de la política ha lastrado el futuro de la sanidad española»

No están pero se les espera

Tal y como prometí hace poco retomo mi ritmo previsto inicialmente y que por diferentes razones había relajado. En el curso que ahora termina he sido invitado en varias ocasiones a compartir mi pequeña experiencia acerca de las redes sociales en el mundo sanitario en diferentes formatos (conferencias, seminarios, cursos, etc.). Seguir leyendo «No están pero se les espera»

¡No era para tanto!… ¿o sí?

Han pasado poco más de diez años desde que se obtuvo la primera secuencia completa de un genoma humano, lo que supuso una nueva época en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades y aún más en conocimiento de la predisposición a padecerlas. Lo que ha supuesto un cambio absoluto en la I+D biomédica, también ha significado un cambio trascendental en la formación, en la gestión y en el abordaje integral de las enfermedades.

La Medicina Personalizada ya es una realidad, sobre todo, en el campo de la Oncología, pero también en campos como los de la Virología, la Inmunología, la Reumatología, el Sistema Nervioso Central… Con un denominador común: biomarcador + nueva molécula. Seguir leyendo «¡No era para tanto!… ¿o sí?»

Transparencia sí, pero ¿cómo y cuándo?

Vivimos en una época de frases grandilocuentes, palabras clave… pero detrás poca cosa, en ocasiones vacías de contenido, en otras imposibles de desarrollar, en definitiva poco creíbles y una vez más, otra oportunidad perdida, en este caso de trabajar en la cohesión de nuestro sistema sociosanitario, o lo que es lo mismo en la equidad en el acceso a los recursos de cualquier residente en nuestro país que así lo requiera. Seguir leyendo «Transparencia sí, pero ¿cómo y cuándo?»