Autopistas y supercoches, pero… ¿sin dinero para gasolina? Tenemos la solución pero no podemos pagarla

Publicado en Pharma Market el 28/11/2012

La progresión de los avances de la biomedicina resulta impredecible, pero no parece tener límite… ¿o sí? La actual coyuntura económica está funcionando como un parapeto, a veces evidente y otras latente, que está coartando no sólo la acelerada y fructífera carrera de investigaciones prometedoras sino también la aplicación de aquellas evidencias, recursos, técnicas y medicamentos que han superado con éxito el largo, arriesgado, tedioso y riguroso proceso de identificación, evaluación y aprobación por parte de las autoridades regulatorias internacionales competentes.

Leer el artículo completo (PDF) Autopistas y super coches, pero, ¿sin dinero para gasolina?

Autor: Jaime del Barrio

Director general del Instituto Roche. Coach en organización sanitaria y gestión de equipos.

One thought on “Autopistas y supercoches, pero… ¿sin dinero para gasolina? Tenemos la solución pero no podemos pagarla”

  1. La Medicina y el Futuro

    La investigación en el mundo de la genética nos permite vislumbrar un gran campo abierto para la humanidad. La era de la genómica se asemeja a la era de las grandes exploraciones del pasado, los grandes descubridores, el lejano oeste, la carrera espacial o la investigación del universo en la actualidad. En este proceso los pioneros se enfrentan a grandes dificultades, miedos, fracasos y riesgos. Pero como siempre ha sido, la historia sólo recuerda a los primeros. En los momentos como los actuales en los que las palabras crisis, recorte están en la boca de todo el mundo, debemos de ver ante nosotros la inmensidad de la investigación como un gran campo de la exploración que nos permitirán desarrollar aspectos que no llegamos a imaginar.

    La vida tal y como la conocemos se verá alterada en un futuro próximo por la influencia de la genética. Aspectos jurídicos, sociales, económicos, sanitarios, casi cualquier momento de nuestra existencia puede verse afectado por la genética en algún momento. Ante esta situación se plantean dos opciones: dejar que sean otros los que lleven la iniciativa o formar parte del grupo de cabeza que marcará el camino y en el que el valor y el esfuerzo no siempre se verán recompensados.

    Si se elige la segunda opción podemos vernos abrumados por la extensión de lo que se abre ante nuestros ojos, pero aun así debemos tener muy claro que queremos hacer, el plan hay que trazarlo desde antes de iniciar el camino, con la idea clara de lo que queremos hacer y eso debe de estar interiorizado, ser parte de nuestra cultura, es la única manera de seguir adelante en los momentos de dificultades, que seguro aparecerán en este camino que se inicia.

    En este camino deben unirse esfuerzos, la soledad puede ser una vía pero no la mejor en estos casos. Un grupo formado por gente en el que se aúnan, la investigación, la administración, la empresa todo ello con una idea común nos permitiría formar parte de ese grupo que está abriendo paso hacia el futuro de la medicina.

    La salud es uno de esos caminos principales y aquí surgen múltiples ramales por los que se puede uno encaminar. Si elegimos la medicina personalizada nos encontramos ante el mayor reto de la salud para los próximos 50 años. El poder ajustar y adaptar a cada uno de nosotros nuestra mejor terapia para cada patología será posiblemente el mayor logro alcanzado en el campo de la salud en la historia del hombre.

    Como siempre que se inicia un viaje sabemos que las dificultades de financiación estarán presentes y ahí es donde la capacidad de atraer y de crecer desde la dificultad marcará la diferencia, ser capaces de hacer cosas importantes no siempre depende de tener dinero para hacerlas, la virtud estriba en sacar el máximo rendimiento a los recursos de los que disponemos y pensar en que el esfuerzo siempre es mayor en los momentos iniciales.

    El iniciar la carrera, levantarse del sofá y salir es el momento más complicado por que exige cambiar la rutina, después vendrán otras dificultades, pero ese paso inicial es el que marcará la diferencia entre los que se quedan en casa y los que salen a correr. Podrás tener las mejores zapatillas o la mejor equipación pero teniendo ese primer impulso ya marcarás la diferencia con muchos otros.

    Hay muchos actores implicados en este objetivo común que deben luchar por él, pero todos se deben de implicar en igual medida ya que los resultados de estos avances permitirán llegar a la meta soñada.

    La medicina personalizada, esa es la meta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *