En la red, sin red

On the internet, without safety net

He dudado durante meses compartir en la red opiniones, momentos,  experiencias, etc., pero una vez tomada la decisión no puedo evitar sacar mis miedos que espero comprendáis y si además consigo que alguien me aporte algo de luz, mucho mejor.

En la red, sin red
En la red, sin red

Probablemente es deformación profesional, pero cualquier texto y más si es de estas características, hasta ahora para mí, precisaba ser escrito después de mucha hipótesis, análisis, validación propia, e incluso, de otros de mayor auctoritas, entendida por el Derecho Romano como una cierta legitimación socialmente reconocida, que procede de un saber y que se otorga a una serie de ciudadanos.

Y si sobre lo que escribimos es de Ciencia en cualquiera de sus vertientes, por ejemplo la Médica, de la que se derivan estados de conducta, hábitos de vida, posicionamiento individual y colectivo ante la salud y la enfermedad…,  el rigor y celo al hacerlo han de ser mayor si cabe. Aunque algunos teólogos manifiesten que la ciencia no es el único camino hacia la verdad, se debe acercar bastante a él.

Asisto perplejo en la red a una cascada de opiniones y aseveraciones, incapaz de clasificarlas y mucho menos de digerirlas, sin citar la fuente. Y cuando la citan, no es precisamente fiable, pero la rapidez con que se propaga y el número exponencial de saltos que da, hacen que en minutos sea “la más seguida”, configurando una nueva verdad basada en la explosión democrática.

Los avances en el conocimiento científico que nos han traído hasta aquí las más de las veces desde un trabajo metódico, anónimo, continuado por generaciones, no tendrían cabida en este momento, pero ahora digo lo que digo, cuándo lo digo y cómo lo digo y ya se encargará la combinación estadística de encontrar su verdadero valor, todo ello en principio se me antoja, cuanto menos, arriesgado.

Soy consciente de que no se le pueden poner puertas al campo y que distamos mucho de llegar a un consenso internacional sobre ello, pero … ¿Tienen las redes sociales sus propios sistemas de autocontrol y validación y son capaces de expulsar de las mismas aquello que no “vale”?, ¿Están nuestros científicos y profesionales de cualquier sector entendiendo e involucrándose en las nuevas reglas de comunicación social, contribuyendo desde su experiencia pero con mensajes y herramientas diferentes para las que no fueron formados?

En fin, me asaltan dudas que me hacen caminar con más prudencia de la habitual, aunque esto último actualmente no se lleve.

Autor: Jaime del Barrio

Director general del Instituto Roche. Coach en organización sanitaria y gestión de equipos.

One thought on “En la red, sin red”

  1. Supongo que ahora es lo que tenemos. Comunicación social elevada a la enésima potencia, donde todos pueden poner su opinión de cualquier tema libremente. En este modelo la capacidad que tiene algo de expandirse depende del numero de seguidores que uno tenga o de lo brillante que sea el comentario… No dudo que, como todo sistema, el equilibrio llegará y las opiniones con auctoritas ganaran peso dentro del ruido. Lo que ocurre es que esta auctoritas ahora es social más que personal, viendo Wikipedia se tiene el ejemplo perfecto :)!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *